En Reseñas de libros
Califica esta reseña
Gracias

LOS VUELOS DEL SILENCIO

Jorge Real Sierra

Barcelona, Plaza & Janés, 2009, 569 p.

Esta sí que es realmente una novela autobiográfica, como se deduce de la vida del autor, reseñada por Wikipedia:

Jorge Real Sierra (28 de enero de 1950Isla de MargaritaVenezuela) escritor de novelas y relatos, y expiloto de aviones de la CIA entre 1981 y 1986. Transportó armamento para la Contra de Nicaragua a las bases aéreas de IlopangoEl Salvador, y El AguacateHonduras, a las órdenes de Duane Clarridge. Transportó droga para el cartel de Tijuana de Alberto Sicilia Falcón hasta que estalló el escándalo de Irán-Contra.

Actualmente se encuentra recluido en la prisión de GranadaEspaña, donde se ha dedicado a escribir.

Es el autor de Los Vuelos Del Silencio publicada en 2010 por Random House Mondadori, bajo el sello Plaza & Janés. Traducida a varios idiomas, es una novela que describe las operaciones de la CIA en Centroamérica y los vuelos clandestinos de prisioneros a cárceles secretas.

Su última novela, El Efecto Korem (Arianne Editores), denuncia los experimentos de modificación del clima con fines estratégicos militares que supuestamente lleva a cabo el Departamento de Defensa estadounidense.

Para no ser un escritor profesional, esta novela está muy bien escrita. Muestra una serie de sentimientos humanos poco comunes en los escritores corrientes: mucha ternura en el personaje principal – que es él mismo, por supuesto – y algunos de los personajes que aparecen: los niños de la calle, que llega a considerarlos como hermanos; su primer amor, una joven prostituta de 17 años, con la que de parte de ambos se forma una relación apasionada. Él es para ella Ricardo Corazón de León y ella para él Princesa Jazmín. Los relatos sexuales explícitos quedan enmarcados en un amor conmovedor que no tiene por desgracia un final feliz por culpa de la muerte inesperada de Jazmín, víctima de un atentado.

Cada capítulo encierra una sorpresa: algunas agradables, como una nueva amistad, un logro, una esperanza; otras en cambio son desagradables, como una enfermedad, un accidente, una separación. El protagonista David ha querido desde pequeño ser piloto, lo admiten en una academia y logra titularse con sólo 16 años. Ya a esa edad hace su primer vuelo sin acompañante desde Caracas hasta Margarita. En el regreso le acompaña un empresario, don Jaime, con el que tendrá una relación grande amistad en el futuro. Pero esa amistad está mediada por la ocupación de don Jaime, que es un gran barón de la droga. Jaime le paga los estudios en Estados Unidos para que David se convierta en un gran piloto y así establezca una red de transporte de la mercancía, que es el punto débil en su empresa productora de cocaína. El gran detalle en la descripción del procesamiento de la coca en una fábrica oculta en el Vaupés revela sin duda la condición autobiográfica de la novela.

Los vuelos que hace David, transformado ahora en Remy, son innumerables. En varios de ellos tiene problemas graves con el avión, pero sale airoso de los apuros. En el espacio es donde se siente mejor y no en la tierra. Allí, en ese silencio de horas, es donde él se sumerge en sí mismo y en la naturaleza. Es por eso que titula este relato como Los vuelos del silencio. Es notable la implicación de la CIA en el manejo de las redes de la droga, especialmente George W. Bush, que luego será presidente. Remy participa en esas redes y se convierte en piloto para transportar armamento a la contra de Nicaragua y El Salvador, que luchan para que no haya un gobierno comunista.

Mucho tiempo después de morir Jazmín, David se enamora de Raiza, una croupier de un casino de Las Vegas. Ambos llevan una relación que parece durable, pero Raiza se cansa de los viajes de su enamorado y rompe con él. Otra vez está solo David, que prefiere su vida aventurera a una relación estable que le lleve a formar una familia.

Esa vida aventurera le lleva a implicarse de lleno en la lucha centroamericana entre los insurgentes sandinistas, entrenados por Cuba, y los contrainsurgentes, entrenados por Estados Unidos. Llama la atención lo mal parados que quedan constantemente los argentinos de la contra: corruptos, sádicos, engañadores constantes, desconfiados de todo y de todos. ¿Qué experiencia personal habrá tenido el autor para dejarlos tan mal?

Llama también la atención el conocimiento de las armas de combate, terrestres y aéreas, que muestra el autor, así como las decenas de nombres que aparecen como jefes de la insurgencia y de la contra. De verdad que estuvo implicado en esta guerra sangrienta. Intentó el rescate de la hermana de su amigo Izer que supuestamente estaba en una cárcel secreta, pero aunque tomaron a la fuerza la cárcel, no había presos; los torturaban y los mataban.

El capítulo final narra el encuentro entre David (Ricardo, Remy) y la madre que lo abandonó, que padece una enfermedad degenerativa, pero que lo reconoce y se reconcilia con él. El autor agradece a las autoridades del penal de Córdoba que le hayan facilitado escribir esta novela, llena de recuerdos de todo tipo y que le ha hecho famoso.

Marzo 2018

Publicaciones recientes
Comentarios
  • Guillermo cadrazco
    Responder

    Hola padre, sigo su blog y me parece que sus reflexiones sobre las novelas y películas.

    Me gustaría escuchar su comentario sobre la película crimen y castigo de Dostoievski o alguna otra de mete autor.

    Un abrazo!

Deja un comentario