En Reseñas de libros
Califica esta reseña
Gracias

LA SOCIEDAD LITERARIA DEL PASTEL DE PIEL DE PATATA DE GUERNSEY

Marie Ann Shaffer y Annie Barrows

Barcelona, Ediciones Salamandra, 2ª ed. 2018 (1ª en 2018), 298 p.

Por supuesto que lo primero que llama la atención – y mucho – es un título tan rimbombante, que parece compuesto como una adivinanza: ¿a que no sabes qué significa “La sociedad literaria…”? Pues no, no es una adivinanza, sino historia humana y divertida, presentada en forma de cartas, que ocurre en la isla inglesa de Guernsey en el canal de la Mancha poco después de la Segunda Guerra Mundial.

La contraportada presenta un buen resumen del inicio de la novela: “En un Londres devastado por las bombas y que empieza a recuperarse de las terribles heridas de la Segunda Guerra Mundial, Juliet Ashton, una joven escritora en busca de inspiración novelesca, recibe la carta de un desconocido llamado Dawsey Adams. El hombre, que vive en la isla de Guernsey, un pequeño enclave en el canal de la Mancha, está leyendo un libro de Charles Lamb que había pertenecido con anterioridad a Juliet. ¿Cómo ha llegado ese ejemplar hasta Guernsey? ¿Por qué Dawsey decide ponerse en contacto con Juliet? Dawsey es miembro del club de lectura La Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey, creado en circunstancias difíciles durante la contienda, una rareza en tiempos de la ocupación alemana. Cuando Juliet acepta la invitación de estos excéntricos lectores para visitar Guernsey, entiende que ellos y su increíble sociedad literaria serán los personajes de su nueva novela, y su vida dará un vuelco para siempre”.

Todos los personajes se escriben cartas, en las que van apareciendo toda clase de sentimientos, de juicios sobre la realidad y sobre las reacciones entre ellos, sobre su pasada historia familiar, sobre las expectativas de rehacer su vida después de los horrores de la guerra. Están escritas con mucho sentido del humor y con una penetración psicológica que ya quisieran tener para sí muchos escritores. Muestran también un cariño grande por esa pequeña isla que sólo conoció de pasada la autora principal de la novela. Ella es Mary Ann Shaffer, que no la vio publicada antes de su muerte, algo que hizo su sobrina Annie Barrows, también ella escritora.

Las terribles penurias que pasan los habitantes de la isla con la ocupación alemana nos retrotraen a tiempos y situaciones que es bueno mantener en la memoria para que no se repitan. No todos los alemanes están cortados por el mismo patrón. Hay algunos que ayudan a los habitantes de la isla, a escondidas para no ser castigados. Incluso hay uno que tiene amores con Elizabeth, quien ha inventado la sociedad literaria tan original para justificar con gran imaginación la ruptura del toque de queda por parte de unos vecinos que estaban reunidos en una cena. De los amores de Elizabeth con el alemán saldrá Kit, una preciosa muchachita que cobra mucha importancia en el desarrollo de la novela.

Aparece por Londres un norteamericano que se enamora de Juliet, pero las cartas lo muestran como creído de sí mismo, de su figura y de su dinero. Juliet terminará por rechazarlo, con gran sorpresa para él, que tiene cientos de adoradoras. En cambio, Juliet termina por enamorarse de un hombre tímido y callado, Dawsey, sobre todo por estas cualidades de sencillez.

Está tan bien escrita la novela y se hacen tan cercanos los personajes que no parecen de ficción. No debió ser difícil convertirla en película, como lo hizo Mike Newell en 2018 diez años después de haber sido editada en su idioma original.

Enero 2020

Publicaciones recientes

Deja un comentario