En Reseñas de libros
Califica esta reseña
Gracias

1Q84. (Libro 3)

Haruki Murakami

Barcelona, Tusquets Editores, 2011, 414 p.

 

En esta tercera parte de la obra de Murakami cobra particular importancia Ushikawa, un detective que es contratado por la gente de Vanguardia para averiguar la causa de la muerte de su líder y entregarles a su autora. Ushikawa lleva una vida independiente y aislada, como todos los protagonistas de esta novela. Tiene un cuerpo deforme y repulsivo, pero un talento fuera de serie para intuir los hilos de cualquier trama y perseguir con paciencia sus intuiciones. Logra caer en la cuenta de la relación espiritual de Aomame y Tengo, y se instala en un apartamento del edificio donde Tengo vive, confiado en que alguna vez aparecerá Aomame por allá. No sabe que todavía no se han encontrado aunque ambos lo desean. Tengo se ausenta varios días de Tokio para cuidar a su padre y trata vanamente de reconciliarse con él antes de su muerte, pero no lo logra. Aomame está encerrada en un apartamento, pero ve desde el balcón cómo Tengo se monta una noche en un tobogán infantil y desde allí contempla las dos lunas que perciben todos los que han ingresado en el mundo del 1Q84. Cuando quiere bajar y encontrarse con él Tengo ya se ha ido sin saber que su amada estaba muy cerca.

Aomame ve en otra ocasión en las cercanías del tobogán a ese siniestro personaje de Ushikawa y avisa a Tamaru. Esto la salva, porque Tamaru es un detective de primera y logra averiguar dónde vive y qué hace el siniestro. Entra una noche en su apartamento y lo ahoga, después de sacarle la confesión de que todavía Vanguardia no sabe lo que él ha averiguado. A pesar de eso, Tengo y Aomame, una vez que se encuentran, hacen caso a la intuición que les dice que se vayan lejos, no sea que la organización les sorprenda. Es muy bonita la descripción del encuentro de ambos sobre el tobogán, a la luz de las dos lunas, en el que están ausentes las palabras y sus manos lo dicen todo.

Aomame lleva a Tengo a la salida de emergencia de la autopista por donde ingresó en el mundo 1Q84. Tiene la intuición de que, al recorrerla en sentido contrario, regresará al mundo normal de 1984, y así ocurre en realidad, esta vez acompañada de su amado. Para comprobarlo ven arriba desde un hotel en el cielo brillante y despejado una sola luna brillante.

Noviembre 2012

Publicaciones recientes

Deja un comentario