En Reseñas de libros
Califica esta reseña
Gracias

Caracas, UCAB, 2014

 

Los nueve autores de este libro abordan distintos aspectos sociales, psicosociales, económicos, jurídicos, institucionales y políticos de la situación actual del país con la intención de ofrecerle al lector indicaciones y pistas de hacia dónde puede derivar la situación actual. Tanto el gobierno como la oposición han ido variando sus posturas y acciones a lo largo de estos últimos 16 años. Hugo Chávez pensó, habló y actuó de manera distinta en las tres etapas de su gobierno. De 1999 a 2003, como explica Axel Capriles, “recurrió a símbolos y emociones, puso el acento en traumas históricos y se apoyó en el resentimiento como instrumento de poder” (p. 308). Del 2004 al 2008 redefinió la revolución bolivariana como socialismo del siglo XXI, con apoyo de la ideología marxista y con la concentración de poder y subordinación de los demás poderes el ejecutivo. Del 2009 en adelante la crisis económica provoca debilidad y fisuras en el chavismo, aunque no merma el apoyo a la figura del presidente.

La oposición por su parte, después de un primer momento de fuerte rechazo a las políticas gubernamentales, que culmina con el paro petrolero de 2013, pasa a una etapa de inhibición y desunión que la llevan a no participar en las elecciones parlamentarias del 2005. A partir del 2009 se reorganiza en la Mesa de la Unidad y escoge a Henrique Capriles como candidato para enfrentarse a Chávez en el 2012 y a Maduro en el 13.

En este marco referencial los autores analizan con gran rigor desde sus respectivas competencias cómo se puede calificar este régimen de autoritarismo competitivo, qué ha significado para este régimen la Constitución de 1999 y cómo, después de la única derrota del oficialismo en el referendo de 2007 sobre el cambio de Constitución, Chávez impuso, por la vía de leyes y decretos, los cambios que habían sido rechazados. Un régimen calificado de autoritarismo competitivo permite elecciones, pero comete toda clase abusos para impedir que gane la oposición. Cuando falta la figura carismática y se acentúa la crisis económica, este tipo de regímenes acude a una represión creciente, que no siempre conduce a la estabilización política, sino a un cambio, sea a la consolidación de la dictadura, sea a un entendimiento con la oposición, que apunta al restablecimiento de la democracia.

Una expresión en la que se muestra la derivación autoritaria del régimen es el “poder popular”, que comenzó oficialmente a partir de 2004 para designar organizaciones de la base, pero que han ido derivando hacia instancias controladas por el gobierno sin libertad de elección popular. El Estado Comunal es una nueva forma de organización político-social que busca formas de participación política distintas a las aprobadas en la Constitución Bolivariana y que se han convertido en una maquinaria clientelar de movilización.

La realidad económica, después del breve boom petrolero en 2004 y tres años siguientes, muestra gran disparidad entre la realidad y el modelo normativo que quiere implantar el gobierno. Está abocada a un fracaso evidente que no quiere reconocer.

Los trabajos que componen el libro terminaron de escribirse en febrero de 2014, al inicio de las protestas estudiantiles. La represión fue en aumento desde entonces, las conversaciones de paz fracasaron, y el futuro luce incierto, como lo expresan los autores, que son figuras reconocidas en el ámbito nacional y que trabajan en el Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello.

Publicaciones recientes

Deja un comentario