En Reseñas de libros
Califica esta reseña
Gracias

Barcelona, Plaza & Janés, 1996, 311 p.

 

Parece que Clive Cussler tiene una fijación con los nazis. Tanto en esta novela como en la posteriormente escrita El secreto de la Atlántida, presenta el enfrentamiento a vida o muerte entre antiguos gerifaltes nazis que han sobrevivido a la guerra y han prosperado de incógnito en Argentina o en el mar Egeo, y los cuerpos de seguridad norteamericanos, representados en su expresión más inteligente por Dirk Pitt, que descubre los secretos nazis y se enfrenta a las fuerzas más oscuras y poderosas que pueden concebir criminales de alto coturno. Como en la novela posterior sobre la Atlántida, Pitt, respaldado por su amigo Giordino, se enfrenta a enemigos muy superiores en armas pero no en agudeza, valentía y suerte. Están a punto de sucumbir muchas veces, pero siempre se salvan en el último momento. El lector ya sabe que lo inverosímil ocurrirá una y otra vez, que Pitt enfrentará con desparpajo y vencerá a quien tiene todas las ventajas sobre él. Pitt hace suposiciones siempre acertadas, despista a los que quieren matarle, les engaña, descubre lo que ningún cuerpo de seguridad ha podido hacer hasta ahora, le hieren, pero nunca mortalmente. Con su amigo Giordino se burlan del peligro, conservan la calma, son seres extraterrestres… y eso se ve que gusta mucho al público lector.

Dice así el resumen de la contraportada: “En sólo unos días los intereses norteamericanos en el Egeo sufren dos serios reveses: por un lado, una base aérea en una isla griega es atacada por un antiguo caza de la Primera Guerra Mundial; por el otro, una expedición científica debe interrumpir sus investigaciones a causa de repetidos actos de sabotaje. Dirk Pitt toma cartas en el asunto y sus indagaciones lo conducen a Bruno von Till, un anciano criminal de guerra nazi. Pero Von Till no es un simple demente, también posee el control de una amplia red de narcotráfico. Desmantelarla será misión de Dirk Pitt”.

La expedición científica norteamericana en la isla de Thasos en el Egeo trata de descubrir a un pez millones de años primitivo, puente hacia los reptiles, y ¡cómo no! también será Dirk Pitt quien lo descubra. Por lo visto no hay cargo ni ocupación en el mundo que le quede grande, ¡hay que inclinarse ante él, rendirle culto! Un poco exagerado, ¿no les parece? Pero la novela se lee con interés. Cussler sabe retardar las tensiones, presentar otras inesperadas, dar la vuelta a los personajes, que no son lo que parecían ser… Buen provecho con la lectura.

Marzo 2016

Publicaciones recientes

Deja un comentario